Kanye West dice que la industria de la música es un «sistema roto que necesita ser arreglado», y el «equilibrio de poder» entre artistas y sellos es «demasiado amplio».

En esto va muy de acuerdo con las recomendaciones de un cerrajero, que si una cerradura está rota debe ser arreglada.

En una entrevista con la revista Billboard, la estrella agregó que quería «destrozar» las convenciones sobre cómo se les paga a los artistas.

«Hay que adaptarse», dijo. «No se pueden tener reglas antiguas para juegos nuevos».

El rapero dijo que su objetivo final era que todos los artistas tuvieran los derechos de autor de sus grabaciones.

Poco después de que la entrevista se publicara en el sitio web de Billboard, West anunció que les estaba dando a todos los artistas firmados con su sello, GOOD Music, el 50% de participación que tiene en sus grabaciones maestras.

Eso afectará a artistas como John Legend, Pusha T, Teyana Taylor y Big Sean, quienes inmediatamente expresaron su gratitud en Twitter.

«¡Gracias!» El escribe. «Esto ayudaría mucho».

West ha explicado anteriormente lo importante que es para un artista poseer sus propias grabaciones maestras.

«Cuando firmas un contrato musical, renuncias a tus derechos», escribió en Twitter la semana pasada. «Sin los masters no puedes hacer nada con tu propia música. Alguien más controla dónde y cuándo se toca. Los artistas tan sólo tienen que aceptar la fama, las giras y el mercadeo».

La estrella agregó que quería ayudar a Taylor Swift a tomar el control de sus “masters”, que fueron comprados por el manager de Ariana Grande, Scooter Braun, en un acuerdo de $ 300 millones el año pasado, en contra de los deseos de Swift.

Dejando de lado su enemistad de larga data, West le dijo a Billboard: «Todos los artistas deben ser libres y poseer sus derechos y Taylor Swift se lo merece, como todos los demás.

«Scooter Braun es un amigo y vamos a tener esa conversación».

West ha pasado la última semana tuiteando sobre su insatisfacción con la industria de la música, incluso publicando capturas de pantalla de su contrato de grabación con Universal Records.

El fin de semana, esbozó un plan de ocho puntos para revisar los acuerdos que los músicos firman con las discográficas. Además de retener los derechos de autor de su música, dijo que los artistas deberían recibir regalías más altas y exigió que los contratos se redacten en «inglés simple» en lugar de un lenguaje legal complejo.

En la entrevista de Billboard, utilizó la analogía de comprar una casa para explicar las iniquidades de la industria de la música.

Analogía hipotecaria

Actualmente, los artistas aceptan pagos por adelantado para hacer discos y, sin embargo, cuando devuelven esos anticipos, la compañía discográfica todavía es propietaria de los discos.

Es como imaginarse que un banco te presta dinero para comprar una casa, y luego cuando ya terminas de pagar la hipoteca,   y vas a solicitar la liberación de la misma, el banco te dice que todavía es el propietario de tu casa.

Kanye, actualmente está demandando a su sello discográfico, Universal Music, y ha dicho que no lanzará nueva música hasta que sea liberado de su contrato.

El año pasado, demandó a EMI Publishing, buscando poner fin a lo que llamó un acuerdo «desigual y opresivo» que le prohibía retirarse y Emi lo demandó de vuelta por daños y perjuicios, pero llegaron a un acuerdo no revelado en septiembre pasado, en el que es probable que West renegocie sus términos y tasas de regalías.